10/6/16

Reseña Nosotros después de las doce


FICHA DEL LIBRO

TÍTULO: Nosotros después de las doce

AUTOR: Laia Soler

EDITORIAL: Puck

NÚMERO DE PÁGINAS (PAPEL): 320

SINOPSISAurora vive en Valira, un pequeño pueblo situado entre montañas. No cree en los cuentos de hadas, pero sí en la magia. Al fin y al cabo, Valira debe su nombre a una reina feérica. Dice la leyenda que la sangre de las hadas aún corre por las venas de sus habitantes, que el pozo del pueblo alberga el espíritu de la reina y que el antiguo carrusel de la plaza posee poderes extraños. No, en Valira nadie se atrevería a negar la existencia de la magia.
La víspera de San Juan, la noche más mágica del año, la mejor amiga de Aurora, Erin, regresa al pueblo después de dos años viviendo en la gran ciudad. Y con ella vuelve Teo, su hermano gemelo, cuya presencia Aurora prefiere evitar. Pero la mirada de Teo no es tal como ella la recordaba, ni su pelo, ni su sonrisa. Y cuando el más poderoso de los sentimientos asoma entre los dos, Aurora empezará a dudar de si acaso estará viviendo la segunda parte de una historia de amor olvidada o… no. 


OPINIÓN PERSONAL

Ya había leído los otros dos libros de esta autora, Los días que nos separan me encantó (recomendadísimo) y Heima es hogar en islandés no me gustó tanto, pero me pareció que tenía cierto encanto, se leía rápido y era entretenido. Nosotros después de las doce sigue la línea de este último y en los siguientes párrafos os cuento lo que pienso sobre él.

La novela cuenta la historia de Aurora, una chica de diecisite años que ha vivido toda su vida en un pueblo de montaña, por tanto, su vida es bastante monótona, siempre trata con la misma gente, va a los mismos sitios y ayuda a sus padres en la panadería de su familia y a su abuelo en el carrusel en el que trabaja. Sin embargo, no todo es lo que parece, Aurora esconde muchos secretos que, a causa de una serie de circunstancias, se verá obligada a revelar.
En mi historia no hay ni madrastras malvadas ni villanos ni hadas madrinas ni Pepitos Grillos, porque esto no es cuento de hadas. Esto es la historia de una chica que lo ha hecho lo mejor que ha sabido.  
La historia está narrada en primera persona por Aurora, pero también hay flashbacks (narrados en tercera persona) que, aunque no lo parezca en un principio, sí que están relacionados con la historia principal. Los momentos del pasado están muy bien diferenciados del presente, tanto por el cambio de narrador como por la tipografía usada (cursiva), por lo que no causa confusión y estos flashback acabarán teniendo sentido una vez que conozcamos lo que esconde la protagonista. La forma de narrar de esta autora me encanta, no sé explicar muy bien el por qué, pero en algunos momentos el libro parece un cuento de hadas y eso lo hace sencillo y muy fácil de entender y leer. 

El libro, como todos los de Laia Soler, tiene un componente mágico que tienes que ser capaz de aceptar por muy inverosímil que parezca y por muchas lagunas que tenga. Ese punto de fantasía que tiene el libro lo vemos ya desde los primeros capítulos con la explicación de la historia del pueblo, sin embargo, el secreto que se esconde detrás de este libro no es desvelado hasta más de la mitad de la historia, aunque una vez descubierto todo tiene sentido y la novela se vuelve muy interesante.

Los personajes no me han parecido nada del otro mundo, es decir, ninguno destaca y son bastante parecidos a los de otras novelas juveniles, además, sus conversaciones (sobre todo las de la pareja protagonista) a veces se hacen un poquito pedantes; así que entre los adolescentes no hay nada que destacar. El personaje que me ha parecido más entrañable ha sido el del abuelo, quizá por su forma de actuar, que es muy tierna y nos puede recordar mucho a los nuestros; además, la relación con tiene con Aurora es la más especial de la historia. 

El final me ha dejado un poco fría por el hecho de que, aunque quede explicado cómo acaban todos los perosnajes, me falta un epílogo que nos cuente si de verdad cada uno consiguió su propósito. De hecho, al acabar el libro lo primero que pensé fue “¿Esto es todo?”.
Sucedió como suceden todas las cosas importantes: sin que se dieran cuenta. Empezó como terminan los cuentos de hadas: con un beso. 

En definitiva, es un libro muy mágico y sencillo de leer, aunque con unos personajes un poco clichés y con un final que deja con ganas de saber un poquito más.


4/5

8 comentarios:

  1. Hola!!
    Ainsss que ganas tengo de leer el libro.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me entraron las ganas por verlo en todos sitios. Por mi parte recomendado.
      Un saludo ^^

      Eliminar
  2. ¡Hola! Le tengo unas ganas tremendas, como a los otros libros de la autora! Gracias por la reseña, un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son libros muy ligeros para el verano, así que si no tienes muchas lectoras esta opción es ideal.
      Un beso :)

      Eliminar
  3. Tengo ganas de leerlo desde que leí la sinopsis. Laia Soler se ha convertido en una autora muy conocida en España y tengo que empezar a leerla.
    Espero que me guste tanto como a ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si vas a empezar a leerla te recomiendo que el primero sea Los días que nos separan, si ese no te gusta no sigas con la autora porque en mi opinión es el mejor.
      A ver si te animas.
      Un beso

      Eliminar
  4. ¡Hola!
    Al principio me llamó un poco pero creo que la descartaré por el momento
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este libro está bien si no tienes mucho que leer porque es muy sencillo y ligero.
      Besos

      Eliminar